EducacionAlternativa.org

…alcanzando países y comunidades de habla HISPANA.

El burnout o síndrome de “estar quemado”

2012/05/12 by EducacionAlternativa.org · No Comments · Artículos, Todas

El burnout o síndrome de “estar quemado”

Por: Antonia Conejo Barrero, Maestra de Inglés
publicado en PerceianaDigital.com

 

La pregunta es: ¿qué entendemos por estar quemados? y lo más normal es responder estar cansado de una situación pero si traslados este concepto al campo educativo definiremos este síntoma como él que padece aquella persona desgastada que se siente agotada y vacía de sentimientos o lo que es más, atrapada en el desempeño del rol profesional.

Actualmente son muchos los docentes que por diversas causas de la sociedad actual, situaciones que se viven con los compañeros, alumnos o con los padres de estos últimos, sienten sentimientos de fracaso, de insuficiencia o de impotencia que a su vez van unidos o conducen a una baja autoestima y autoeficacia personal.

Además, las personas afectadas muestran una menor capacidad de tolerancia, frustración y en algunos casos podemos encontrar comportamientos agresivos o paranoicos hacia cualquier persona del entorno que les rodea (estos son casos muy extremos).

La presencia de burnout se considera un predictor significativo, que contribuye a la aparición y/o sostenimiento de un trastorno depresivo.

Pero vamos a centrarnos en el entorno educativo en las manifestaciones sociales que provoca este síntoma. Manifestaciones derivadas de los problemas interpersonales de los docentes en el trabajo con los colegas, supervisores o subordinados. Manifestaciones como:

  • Distanciamiento afectivo individual de los contactos sociales que puede conducir a un aislamiento de los compañeros y los alumnos.
  • Desgaste laboral que llevan a problemas laborales en casa, generalmente conduciendo a problemas con la pareja, hijos u otros miembros del entorno familiar.
  • La principal característica del burnout, son las actitudes negativas hacia los alumnos que puede manifestarse por:
  • Insensibilidad, excesivo distanciamiento defensivo.
  • Irritabilidad, impaciencia y ansiedad.
  • Exagerada hipercrítica y desconfianza con hostilidad.

Por otra parte, se ha observado que el burnout provoca además de las manifestaciones sociales una serie de manifestaciones organizacionales resumidas principalmente en:

  • Decisiones en relación a una seria intención de abandonar la docencia.
  • Cambio de centro educativo.
  • Absentismo laboral.
  • Descenso en la productividad individual.

Pero no podemos olvidar mencionar las manifestaciones conductuales que provoca este síntoma como:

  • Aumento de estimulantes tales como café y té.
  • Utilización de sedantes.
  • Uso de bebidas alcohólicas y tabaquismo.
  • Sedentarismo y mala dieta nutricional.

Hemos citado las manifestaciones sociales, organizacionales y conductuales, a continuación y para concluir este artículo vamos a hablar de las manifestaciones físicas, como por ejemplo:

  • Cefaleas y trastornos gastrointestinales.
  • Dolores osteosmusculares, sobre todo a nivel de columna lumbar.
  • Pérdida de apetito, alteraciones sociales y del sueño.
  • Úlceras, y enfermedades coronarias.
  • también está demostrada la existencia de un mayor riesgo de sufrir infarto de miocardio en los trabajadores con burnout frente a aquellos que no lo sufren.

Hablemos de las manifestaciones que hablemos, la presencia de burnout es un hecho real en nuestro actual sistema educativo, desgraciadamente los decentes que lo padecen tienden a tener conductas negativas hacia la profesión misma, hacia la Administración educativa y hacia los representantes sindicales. En otras palabras, la “persona quemada” tristemente, no se siente valorada o querida por sus compañeros, alumnos o por la Administración, y por eso se defiende pagando con la misma moneda con la que se siente él pagado.

En esta misma línea los alumnos ante un profesor con este caso, padecen insatisfacción y negatividad hacia la calidad docente, su rendimiento tiende a ser peor y bajo y claro está, estos alumnos tienen más posibilidades de abandonar los estudios por baja motivación.

Por todo lo anteriormente expuesto, el horizonte actual obliga a la formación de los docentes en conceptos como estrés, depresión. etc..para que puedan desarrollar, adquirir y adaptar conductas específicas ante tales síntomas.

 

Tags: ·

No Comments so far ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment